Tag Archives: blogosfera

Blogosfera cubana: …Pero se mueve

25 May

Por: Vladia Rubio
El Encuentro de Blogueros Cubanos en Revolución, recién concluido en Matanzas, evidenció el riquísimo potencial de creatividad e inteligencia que puede acompañar desde las redes sociales el andar de esta isla mayor.

Entre el viernes y sábado últimos, se reunieron en la Universidad de Matanzas más de 60 blogueros de todo el país convocados por los muchachos del blog La Joven Cuba, quienes, haciendo honor al nombre de su bitácora, rompieron silencios y promovieron un debate franco, desde la orilla de los que aman y construyen.

Antonio Guiteras ya lo había dicho: “Un movimiento que no fuese antiimperialista en Cuba, no era una Revolución”, y este movimiento de blogueros, también por su razonada postura antiimperialista, evidenció estar en revolución.

Originales ponencias, intervenciones y debates mostraron cómo inteligencia y lealtad puede ser un potente binomio para dinamitar esquemas, prejuicios y pasividades, en función de revelar nuestra Cuba con sus claridades y sombras, que son, de conjunto, las que la hacen creíble y también defendible.

Muchos y sin cortapisas fueron los temas aflorados en la reunión: las dificultades de conectividad, tecnologías obsoletas, el desconocimiento por algunos de las herramientas para el bien comunicar –entiéndase manejo de técnicas periodísticas-, censuras y autocensuras, obsoletas prohibición en algunos servidores como el de bloquear la palabra sexo frenando así el acceso al necesario conocimiento científico sobre este tópico, y también soluciones de solo corta y pega que hablan más de formalismo que de compromisos nacidos de un auténtico sentir.

Se comentó sobre la urgencia de crear estrategias, como red, para multiplicar y potenciar los mensajes generados en esta blogosfera cubana, cuyo motor, quedó bien claro en el evento, no son mandatos ni indicaciones ni “orientaciones del organismo superior”, sino un genuino sentir por la nación y su destino, el mismo que animó a aquella Joven Cuba de los años 30.
Fue muy interesante también constatar en el encuentro de Matanzas el diálogo entre blogueros de diferentes generaciones, que evidenció cómo los almanaques no son obstáculo cuando se trata de defender causas justas. No importa que aquellos que quieren ver a Cuba convertida en apéndice norteamericano cacareen hasta el cansancio que quienes defienden la Revolución son “oficialistas”, en los intercambios durante la reunión quedó bien subrayada la paradoja: “a nosotros nos llaman “oficialistas”, sin embargo, a los que se conectan desde las embajadas o reciben dinero de la USAID les llaman “independientes”.

A partir de enunciados tan generales como la “Inserción de la comunidad universitaria en la blogosfera” y “Los blogs como espacio de participación y debate público en Cuba” emergieron muchas propuestas valiosas, que ojalá tengan un seguimiento: desde el empleo de la radio cubana como multiplicadora de los mensajes de las bitácoras, hasta la ayuda que pueden brindan los estudiantes de Periodismo a los alumnos de otras facultades, interesados en proyectarse desde los blogs.

Pudo también constatarse que en esta era de la Web 2.0 urge para los blogueros, y también para otros comunicadores del patio, la existencia de una mayor coordinación horizontal e integración, porque, como apunta la Declaración final del evento “Nuestra mayor fortaleza es nuestra diversidad de miradas e intereses; somos un país.”

Y desde ese convencimiento, los asistentes a la reunión subrayaron asimismo que no hay nada más revolucionario que la verdad para proteger y perfeccionar el socialismo cubano, a la par que se promueve el pensamiento crítico, ese que calificaron de necesario y útil.

Mariela Castro, Vicente Feliu y Enrique Ubieta fueron algunos de los nombres conocidos que tomaron parte en el encuentro, donde igual estuvieron virtualmente presentes los cinco héroes cubanos antiterroristas, quienes, mediante carta enviada por René González, subrayaron que “las nuevas tecnologías pueden convertirse en un instrumento revolucionario, pero primero necesitan rescatarse, y quienes tenemos el potencial de hacer revolución hemos de descubrir sus capacidades y aprender a utilizarlas.”
Mensajes de la FEU y de la UJC igual llegaron al plenario de esta reunión de jóvenes comprometidos con la transparencia, con su porvenir, quienes ratificaron que, aun con tanto viento en contra de conectividad y tecnología, la blogosfera cubana se mueve… y tiene grandes reservas para hacerlo aún mejor.

Alerta: ¿Implosiona la blogosfera cubana?

22 May

Por Carlos Alberto Pérez
Echada a andar la iniciativa como pequeña bola de nieve que rueda colina abajo, algunos desde muy temprano nos aventuramos a predecir que aquello que inocentemente había sido concebido por tres blogueros soñadores; no demoraría mucho en convertirse en un boomerang de doble filo, y en alguna medida tuvimos razón.
Como muchos sabemos, en las matemáticas por ejemplo, arrastrar con un error desde el inicio de la ecuación trae como consecuencia que el resto del procedimiento por muy correcto que haya sido trabajado, termine siendo el reflejo perfectamente construido de aquel traspié que en un inicio no se supo corregir.
Consciente de esto, aun así, preferí correr mis propios riesgos y evaluar “desde las entrañas del monstruo” cuan errado o no podría estar sobre el asunto en cuestión.
Fue así como no dudé ni un minuto en aceptar la gentil invitación de “La Joven Cuba” al Encuentro Nacional de Blogueros Cubanos, el cual desde que adquirió su retórico apellido, no pudo evitar ser blanco de las más duras críticas por algunos focos mediáticos en la red. No obstante a esto, a pesar de todo, fueron otros y no éste los puntos más polémicos discutidos en el cónclave matancero.
Es así como lastimosamente se sumó a esta pantalla mediática una estimada amiga, quien desde los anales de su polémica digital acusó inescrupulosamente a los allí presentes de -loros repetidores de discursos chatos, vacíos y carentes de sentido-, e incluso, hasta de -poco creíbles.-
Duele leer acusaciones como estas en una bitácora como la de ella, donde la autora; pionerita destacada en la blogosfera nacional, lejos de contribuir al impulso y fortificación de este naciente movimiento de blogueros cubanos se hace a un lado para enristrar su calibre sobre aquel espacio que ella misma calificó de “cruelmente caricaturizado”.
Se me hace difícil entender además, cómo si fue precisamente ella la primera invitada a participar en este encuentro, (invitación que declinó aceptar por motivos bien conocidos), tenga ahora la osadía de opinar y cuestionar públicamente sobre algo que no conoce a ciencia cierta, que no vivió, porque era allá y no a ciento y tanto kilómetros donde tocaba sacar cualquier tipo de conclusiones. Creo incluso, que dadas las circunstancias anteriormente mencionadas, tanto el evento como su último Post terminaron por quedarles demasiado grandes.
Y es que luchar contra lo que se cree incorrecto dando un paso atrás no es el mejor de los ejemplos, como mucho menos lo es ceder el paso a supuestos blogueros “cobardes” y “poco valientes” que reflejan ante todo una sublime “obediencia” en la blogosfera nacional, esa que al parecer algunos creen saber representar mucho mejor otros. Entonces, ¿no es este un peor ejemplo de acto de cobardía?
Creo que en aquel salón, frente a aquellas cámaras y micrófonos abiertos a Internet, libre de censuras y propulsores del pensamiento crítico, incentivos a la polémica y el debate, fueron sin lugar a dudas el momento para el mejor de los encontronazos de ideas, para la crítica revolucionaria y constructiva, para demandar públicamente lo que se murmura por los pasillos, e incluso, para desafiar de una vez y por todas a algunos perfiles incomodos que deambulan por nuestra web. ¡Era allá Elaine, frente a todos, donde tenías que haber recitado Post! Era aquel espacio tu mejor tribuna, y no esa sombra de bites donde te escondes para reclamar de otros oprobios y valentía.
Entiendo tu reclamo sobre la presencia de otros, e incluso me solidarizo con ellos. Entiendo además que muchos tengan sobradas razones para disentir de este encuentro, más eso no puede hacernos entes apartes ni nos da licencia para arremeter contra aquellos que nadie sabe cuántos tropiezos tuvieron que sortear antes de llegar a esa Declaración Final. Y si irónicamente este documento quedará como el reflejo hemostático de lo que fue con creces mucho más que doce proposiciones finales, estoy seguro de que la dinámica se encargará de demostrar por mucho todo lo contrario.
No pretendo simular entonces a un frenético defensor de lo acontecido allá en Matanzas, pero asumo arbitrariamente la voz de los allí presentes como mejores testigos de un encuentro lleno de vida, de auténticos reclamos y espontáneas respuestas, y que si bien es cierto que sobre ciertos puntos no hubo suficiente coraje y valentía, no fueron estos precisamente los dos términos más preocupantes del evento.
Pero amiga, allá, donde la blogosfera cubana también se mostró diversa, no se fue solo a hablar de política, de cómo defender la revolución con editoriales panfletarios como los de Granma, sino también desde la cultura, la poesía, el deporte, el arte culinario, la fotografía, y las nuevas tecnologías entre las muchísimas otras temáticas. Espacio aprovechado además, para el siempre útil intercambio de herramientas que facilitan el trabajo en las redes sociales, las plataformas bloguers, el cómo lidiar con la baja conectividad, etc. Mi opinión al respecto es sencilla: la blogosfera cubana era una antes del BlogazoxCuba, y será otra con mucha más perspectiva, objetividad y valentía de ahora en lo adelante. Y eso no lo puede negar nadie, por más que le duela.
Ojalá y sea ésta una lección que muchos tardemos en olvidar. Que la próxima edición de este encuentro sea más amplia y participativa, menos reticente a la diferencia y sobre todo más libre y menos conspirativa. Nosotros, los blogueros cubanos, necesitamos nuestro propio espacio, así como la confianza de sabernos libres y responsables de nuestros propios actos, y este sin lugar a dudas ha sido un importante paso. Debemos sentirnos antes que nada, responsables de contribuir a una nueva Cuba mucho más digna y justa para todos.

A %d blogueros les gusta esto: